Inicio CriptoNoticias Blockchain Economía Bitcoin Vs Dow Jones: ¿una comparación “sana”?

Bitcoin Vs Dow Jones: ¿una comparación “sana”?

Hace tan sólo unos cinco años mencionar Bitcoin era algo difícil de entender para la inmensa mayoría, y ahora no sólo tienen algo de conocimiento del tema más allá de la curiosidad natural que encarna esta criptomoneda, sino que además muchos ya han ido haciéndose una reserva en la primera criptomoneda del mundo, la cual ha experimentado una crecida de precios descomunal desde que se creó y fue colocada en su primer intercambio, bitcoinmarket.com, al insólito precio de 0.003 $, en marzo de 2010. Son hechos reales de esta historia criptográfica que ahora está marcando una referencia cada vez más relevante.

El meteórico aumento del precio del Bitcoin experimentado entre 2016 y 2017, y la cierta estabilidad que ha observado durante 2018, pese a haber disminuido de manera notable su valor y mantenerse aun así en un nivel de precio por demás importante, ha llevado a muchos a considerar invertir en esta criptomoneda, olvidando por completo que se trata de eso, de una moneda, y no de un activo de valor. Pero la realidad de los mercados es la que va marcando la pauta.

Al crearse Bitcoin su finalidad principal fue y sigue siendo, no importa la distorsión que muchos le den, ser un medio de pago y no una reserva de valor. Al entenderla como una reserva de valor se la distorsiona, y con ello se le conduce a una peligrosa burbuja que en nada resultará beneficiosa para quienes han invertido en Bitcoin. Pero eso es otro tema de interesante discusión que no abordaremos de momento.

Volviendo al punto del rendimiento de precios de Bitcoin, su espectacular comportamiento llama la atención en cualquier escenario, y en especial si es en un intento de análisis con uno de los índices de mayor referencia en los mercados financieros, el índice Dow Jones. Este índice que está en funcionamiento desde hace muchos años, incluye los 30 principales valores que cotizan en bolsa en Estados Unidos. Sus datos son resultado de actividad constante del mercado bursátil.

El promedio industrial Dow Jones obtuvo ganancias promedio de un 25.08% en 2016, y ha dado un 24% de rendimiento a los inversores en 2017. Sin embargo estos importantes números palidecen si los quiere comparar con el “rendimiento” de Bitcoin, con un 1.900% de rendimiento en 2017, y con un  valor máximo histórico de 20.000 $ en diciembre de 2017.

Pero hay que comprender la naturaleza de ambos elementos en este ejercicio comparativo. Por una parte hay que tener claro que toda participación en el capital de una compañía representa la propiedad parcial en la misma y también un derecho a ganancias futuras de esta compañía mientras que el inversor tenga su participación en ella.

Por otro lado, las criptomonedas en general no representan ninguna propiedad en el blockchain subyacente que las potencia. La sóla compra y tenencia de cirptomonedas no asegura una participación en las recompensas por la minería de las mismas, ya que no existe la aplicación del concepto de ganancias o dividendos en la tecnología blockchain.  Además hay que considerar la volatilidad en los precios de las criptomonedas.

Sin embargo todo esto es terreno fértil para debates interesantes, aunque no cambien en absoluto la naturaleza de las cosas. Una inversión será siempre segura basado en criterios probados, no especulativos, y lamentablemente, aun las criptomonedas entran en el rango de la especulación. Mención aparte merece la tecnología blockchain propiamente, la cual debe ser vista lejos de este debate ya que sus prestaciones son de un alcance mucho más complejo y beneficioso que el de unos números.

En cuanto al tema de los precios de las criptomonedas, éstas encontrarán inevitablemente un punto en el que se estabilizarán, lo cual observaremos cuando las masas hayan adoptado las criptomonedas de un modo general,  y no haya un nuevo mercado en el que expandirse, con lo que el mercado habrá llegado a su punto máximo. Por lo tanto lo que ahora sucede con los precios de bitcoin es más especulativo que otra cosa.

Y para finalizar el asunto comparativo, Dow Jones ha existido desde 1882, mientras que Bitcoin se desarrolló hace solo nueve años, en 2009. Por lo tanto, es completamente insano y fuera de lugar comparar los rendimientos anuales promedio del Dow Jones con Bitcoin y viceversa, y ponderar comparativamente la naturaleza de los negocios y dinámicas subyacentes.

- Advertisment -
#NombrePrecioCambios 24H