Continúa la Crisis de FTX: Incautados 465 Millones de Dólares en Acciones de Robinhood

La Oficina del Fiscal de los Estados Unidos actualmente está incautando acciones de Robinhood Markets Inc, cuyos nombres están asociados con Sam Bankman-Fried, como parte de su investigación sobre el colapso del exchange de criptomonedas FTX.

El colapso del exchange ha llevado a que SBF sea acusado de fraude en relación con la crisis.

EL EFECTO DOMINO

El fiscal federal Seth Shapiro le dijo al juez federal de quiebras John Dorsey, que supervisa el caso de quiebra de FTX, que el Departamento de Justicia no creía que 56 millones de acciones de Robinhood, valoradas en alrededor de 465 millones de dólares, fueran propiedad de un patrimonio en quiebra.

Shapiro dijo a Reuters que un procedimiento de decomiso podría usarse para resolver reclamos competitivos sobre acciones de la aplicación que permite a los usuarios negociar acciones. Además de Bankman-Fried, otras empresas cripto en bancarrota, BlockFi, FTX y los liquidadores en Antigua han reclamado la propiedad de las acciones de Robinhood, al igual que los liquidadores en la nación insular.

El gobierno acusó a Bankman-Fried de cometer un «fraude de proporciones épicas» durante años, que puede haber costado a los inversores, clientes y prestamistas miles de millones de dólares porque su fondo de cobertura Alameda Research utilizó depósitos de clientes para respaldar sus operaciones.

Bankman-Fried se declaró inocente por cargos de fraude electrónico y conspiración. Aunque admite que FTX fracasó en la gestión de riesgos, ha dicho que no cree que sea responsable penalmente de las pérdidas sufridas por la empresa.

Una declaración jurada presentada en un tribunal de Antigua en diciembre indicó que Bankman-Fried compró aproximadamente el 7,42% de las acciones de Robinhood a través de Emergent Fidelity Technologies Ltd, utilizando fondos prestados de Alameda Research para hacerlo.

Además, Shapiro confirmó que los fiscales estadounidenses habían incautado cuentas en bancos estadounidenses asociados con su negocio con sede en Bahamas, FTX Digital Markets. Se mantuvieron aproximadamente 143 millones de dólares en las cuentas de Farmington State Bank, que es una subsidiaria de Silvergate Bank.

James Bromley, el abogado de FTX, le dijo a Dorsey que ninguna de las empresas y entidades que forman parte de los procedimientos del Capítulo 11 le habían proporcionado información sobre los activos objeto de incautación. En lo que a él respecta, todavía hay una pregunta abierta sobre la propiedad de las acciones de Robinhood, ya que las acciones se encuentran actualmente en los tribunales.

Esta reciente denuncia contra Robinhood revela que ha habido una especie de efecto dominó causado por las fechorías de SBF. Todavía no está claro qué pasará con todo lo que haya tocado. No cabe duda de que la crisis va a afectar a un gran número de entidades en el futuro.