El BCE Ataca Ferozmente a las Criptomonedas: Revelamos sus Mentiras y sus Verdaderas Intenciones

En un articulo con fecha de hoy, 30 de noviembre, el Banco Central Europeo (BCE) ha realizado un fuerte ataque al mundo de las criptomonedas y de la blockchain. Sin embargo, en el mismo se ve una posición cargada de prejuicios, mentiras y desconocimiento. ¿Será este el inicio de una “guerra” del BCE contra las criptomonedas?

En su blog oficial, la máxima autoridad monetaria del continente europeo acaba de publicar un post en el que Ulrich Bindseil, director general de Infraestructuras de Mercado y Pagos, y Jürgen Schaaf, asesor de la Dirección General de ese mismo departamento, realizan una fuerte crítica al Bitcoin y, en definitiva, a todo el ecosistema de las criptomonedas. Vamos a analizar paso a paso los argumentos brindados por el BCE y a demostrar que, una vez más, estamos frente a un ataque de personas que desconocen por completo de lo que están hablando. Y lo que es, aún más peligroso, son los encargados de dictar las normas que van a regir sobre nuestro dinero.

La volatilidad del Bitcoin

El artículo de Bindseil y Schaaf comienza con su arremetida contra el Bitcoin con un argumento más que conocido por todos aquellos que se interesan por las criptomonedas: su volatilidad. Hablando de la caída que ha sufrido el último año, cuando el BTC pasó de 69.000 dólares a su valor actual en casi 17.000.

Como cualquier mercado joven, que aún está dando sus primeros pasos, es lógico que los activos tengan fuertes fluctuaciones. Si lo comparamos con el mercado de acciones, que lleva más de 200 años funcionando (la bolsa de Nueva York tiene 230 años, por ejemplo) el de las criptomonedas lleva poco más de una década. En la que su valor ha crecido de forma exponencial, representando una excelente oportunidad tanto para inversores profesionales como para pequeños ahorristas. Según destacan expertos, a medida que el mercado madure, tenderá a tener menor volatilidad.

Por otro lado el escrito del BCE predice un futuro negro para la principal criptomoneda, asegurando sobre la “aparente estabilización” en el precio del BTC en el rango de los $20K “(…)es más probable que sea un último suspiro inducido artificialmente antes del camino hacia la irrelevancia”.

Han sido ya varios los períodos bajistas que ha atravesado el Bitcoin, como en 2011, 2015 y 2018. Tal como ha sucedido en los mercados tradicionales, por ejemplo, en 1929 (crash de Wall Street), 1973 (crisis del petróleo), 2000 (burbuja de las.com) y 2008 (crisis financiera). Todos ellos parte de un ciclo normal dentro la vida de cualquier activo y de los que siempre ha salido airoso y fortalecido.

Sin ir más lejos, este año empresas que cotizan en bolsa tuvieron caídas similares (o incluso peores) que las de Bitcoin.

Por ejemplo, Netflix cayó un 51,7%:

El BCE Ataca Ferozmente a las Criptomonedas: Revelamos sus Mentiras y sus Verdaderas Intenciones

Y Meta casi un 67%:

El BCE Ataca Ferozmente a las Criptomonedas: Revelamos sus Mentiras y sus Verdaderas Intenciones

No son pocos los que, casi desde la creación del Bitcoin, han intentado llevar el pánico a los inversores diciendo que este acabaría por desaparecer. Todos se han equivocado.

Bitcoin y su uso

Según el artículo del Banco Central, “Bitcoin rara vez se usa para transacciones legales”. Además de ser esta una afirmación completamente carente de sentido y fácilmente rebatible, demuestra a las claras que los autores de la nota tienen un profundo (y preocupante) desconocimiento del mundo de las criptomonedas. Algo que se ve claramente reflejado en todo el texto.

Siendo las criptomonedas un excelente método de pago para la compra de todo tipo de productos y servicios, como alternativa para transferir dinero entre usuarios de todo el mundo e, incluso, como forma de pago de salarios para trabajadores remotos.

Más aún, la ignorancia de los autores queda completamente expuesta al afirmar que “las transacciones reales de Bitcoin son engorrosas, lentas y costosas”. Algo que está completamente alejado de la realidad.

Cabe destacar que, a pesar de que en la nota solo se menciona al Bitcoin, los autores buscan atacar a todo el mundo de las criptomonedas. Desconociendo las características y beneficios que aportan muchas de ellas.

Las transacciones con criptomonedas son sumamente sencillas y rápidas de realizar. Basta con conocer la wallet del usuario al que se quiere realizar un envío, elegir una de las múltiples redes disponibles y colocar la cantidad y la moneda que se quiere enviar. Detrás de todo esto, existen sistemas criptográficos que garantizan y validan la información para hacer que todo el proceso sea seguro para las partes. Y, lo más importante, de forma descentralizada. Permitiendo que el dinero pueda circular por todo el mundo sin barreras legales ni burocráticas impuestas por bancos ni gobiernos.

En cuanto al costo de las transacciones, estas son infinitamente más económicas que hacerlas a través de cualquier banco. ¿Cuál es la mejor prueba de esto? La cuenta de Twitter @whale_alert realiza un seguimiento diario de los movimientos de dinero más importantes en la blockchain. Veamos uno del día de hoy:

En esta operación se transfirieron 200 millones de dólares. ¿El costo de la transacción? $3,30, una tasa del 0,00000165%. ¿Te parece caro? Parece que al BCE sí.

El valor real del Bitcoin

Continuando con la interminable lista de mentiras que componen el artículo del Banco Central, los autores afirman que “La valoración de mercado de Bitcoin se basa únicamente en la especulación”.

Si bien muchos inversores entran en este mercado con el único propósito de especular (tal como sucede en todos los mercados financieros del mundo), Bindseil y Schaaf ignoran por completo los beneficios de la tecnología subyacente de todas las criptomonedas: la blockchain.

Bitcoin ha sido pionero en el desarrollo de la tecnología blockchain, la cual ha permitido un avance importante no solo en temas financieros, sino también en educación, salud, gestión empresarial, banca y muchos otros. El desarrollo de esta tecnología está aún en sus primeros pasos, teniendo el potencial de transformar y revolucionar muchísimos sectores de la sociedad actual.

El uso de criptomonedas, principalmente BTC, es el motor económico que permite el desarrollo de tecnología descentralizada que luego se aplica a distintos sectores. Desconocer esto, es como pensar que las acciones son solamente instrumentos especulativos sin tener en cuenta a las empresas que están detrás de estas y todo lo que aportan a la economía y a la sociedad.

De hecho, en su ignorancia, el BCE dice que “estas tecnologías hasta ahora han creado un valor limitado para la sociedad, sin importar cuán grandes sean las expectativas para el futuro.”

BANCO CENTRAL EUROPEO BCE Criptomonedas

La cuestión medioambiental

En otro apartado de su artículo, se dedica una especial atención a la cuestión medioambiental relacionada a la minería de bitcoin. Según aseguran “el sistema Bitcoin es un contaminador sin precedentes”. ¿Cuántos artículos habrá dedicado el ahora eco-friendly BCE a criticar a industrias como la minería, la petrolera o la tecnológica por su impacto en el medioambiente?

Volviendo a la cuestión, vamos a aportar los datos que los autores de la nota no parecen dar en ningún momento: Según un informe del Bitcoin Mining Council (BMC) el 60% de la energía consumida por la minería de Bitcoin proviene de fuentes renovables. Los datos nuevamente desmienten al BCE…

Por otro lado, se habla de los desechos tecnológicos generados por esta actividad. “produce montañas de desechos de hardware”, afirman. ¿Sabrán que tan grande es la montaña producida por la obsolecencia programada que llevan a cabo empresas teconlógicas como Apple, Microsoft o tantas otras? Sin dudas, infinitamente superior a la del Bitcoin.

Además, las criptomonedas están pasando a sistemas de minería sin impacto ambiental, a partir del llamado proof-of-stake, que no requiere de hardware. Tal como ha hecho Ethereum (la segunda cripto en importancia) este mismo año.

El BCE quiere una regulación firme

Sin dudas, la intención del artículo del Banco Central Europeo no es advertir a los usuarios sobre los posibles riesgos del bitcoin, sino más bien servir como elemento de presión para lograr más apoyo popular a la hora de intentar regular de forma férrea el mercado de las criptomonedas. Algo que muchos gobiernos están intentando, con el objetivo de controlar y gravar las transacciones que, gracias a las criptomonedas, los usuarios pueden realizar de forma simple y sin intermediarios.

En este sentido, se menciona que “Si bien la UE acordó un paquete regulatorio integral con el Reglamento de Mercados de Criptoactivos (MICA), el Congreso y las autoridades federales de los EE. UU. aún no han podido acordar reglas coherentes”. Con esto, el BCE está instando a acelerar la imposición de una regulación mucho más dura en el sector, criticando a quienes defienden una mayor libertad que fomente la innovación.

Yendo aún más lejos, el artículo envía un claro mensaje amenazador para aquellos bancos e instituciones financieras que permitan a sus clientes operar con criptomonedas: “la industria financiera debe tener cuidado con el daño a largo plazo de promover las inversiones de Bitcoin” Además de asegurar que los bancos están poniendo en juego su reputación haciendo esto.

Resulta llamativo que el BCE se preocupe ahora por la reputación de los bancos. ¿O acaso esta no ha quedado ya manchada con la crisis de las hipotecas subprime? ¿O con el escándalo de lavado de dinero del HSBC en México? Vale una reflexión de todos acerca de los verdaderos intereses detrás de estas declaraciones.

En conclusión…

Distintos sectores están comenzando una fuerte iniciativa para que los gobiernos y organismos reguladores establezcan un control total sobre la industria de las criptomonedas. El artículo del BCE de Bindseil y Schaaf, no es más que la punta del iceberg de una narrativa que viene cobrando impulso en muchos países.

La regulación busca atacar el corazón y la esencia de las criptomonedas: la descentralización. Siendo las propias comunidades quienes regulan lo que sucede dentro de la blockchain, ni bancos ni gobiernos pueden controlar qué hace cada usuario con su dinero ni, en definitiva, obtener la parte del pastel que sí obtendrían de los sistemas tradicionales.

Por otro lado, los ditintos países están comenzando a trabajar en sus propias CBDCs, «criptomonedas» emitidas y respaldadas por los Bancos Centrales. Con las que estos podrán controlar cada transacción que realizan los ciudadanos y tendrán la potestad de aprobarlas o rechazaras a su antojo.

Esta clase de artículos del BCE buscan allanar el camino para la implementación de este «dinero programable». Lo que será el último eslabón de su ataque contra las criptomonedas tradicionales.

Es por eso que, con argumentos completamente falsos y que demuestran la ignorancia de quienes gobiernan, estamos ante un avance sin precedentes que busca llevar miedo y confusión a los usuarios de criptomonedas.

Este intento será uno más en busca de imponer un control férreo sobre las finanzas de las personas. Sin embargo, la descentralización y la libertad financiera han ganado su espacio en la sociedad y, a pesar de lo que quieran los gobernantes, las criptomonedas han llegado para quedarse. Y esto no ha hecho más que empezar…