Inicio Opinión Las CBDC son malas para las criptomonedas y también para el futuro...

Las CBDC son malas para las criptomonedas y también para el futuro sistema financiero

De manera similar a 2019, la moneda digital del banco central (CBDC) se convirtió en un tema interesante en 2020 a medida que las principales instituciones se preparan para digitalizar y adoptar la tecnología blockchain.

Sin embargo, ¿cómo afectarán estas nuevas monedas no solo al mercado de las criptomonedas sino a la población mundial en su conjunto? Lamentablemente, la mayoría de los especuladores asocian erróneamente las criptomonedas con la futura adopción masiva de la tecnología blockchain, así que profundicemos en este tema.

A partir de 2014, el Banco Popular de China (PBoC) decidió contratar un equipo que investigara las perspectivas de un yuan digital. Después de descubrir las ventajas que la tecnología blockchain podría aportar al sector bancario, el Banco Central de China se apresuró a prepararse para un nuevo futuro digital.

Desde entonces, el PBoC ha realizado varios avances. En 2019, se cree que el producto se finalizó dado que el presidente Xi Jinping reveló una elegante representación de la hoja de ruta de blockchain del país en octubre de 2019. Meses después, China reveló la Blockchain Service Network (BSN), un proyecto de infraestructura de blockchain que abarcaría el todo el país.

En el otro lado del mundo, el Banco Central Europeo planea implementar el marco legislativo para un futuro sistema financiero digital. En octubre, el BCE publicó un informe sobre el euro digital que explicaba el caso de uso y el lugar que tendría un activo digital en la zona euro.

En este informe, el BCE una vez más se distanció de las criptomonedas y afirmó que el euro digital no reemplazaría al dinero fiduciario. Además, descubrimos que la moneda digitalizada se utilizaría exclusivamente para pagos y que no tendría ninguna función como activo de inversión.

Esta postura fue reiterada hoy por el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos en la reunión virtual del FMI. Durante la reunión «Pagos transfronterizos: una visión para el futuro», el presidente Jerome Powell reveló que el banco central no está desarrollando un dólar digital en este momento. Si bien la Fed busca crear una moneda digital en el futuro, todavía solo están investigando las posibilidades que puede brindar la tecnología blockchain.

Una vez más, el presidente no mencionó la criptomoneda, y solo comentó la similitud de las monedas digitales y las monedas estables modernas. Además, Powell reveló que las monedas digitales solo pueden funcionar junto con las monedas fiduciarias y no reemplazarlas.

Monedas digitales en el sistema de pago online y el peligro que conlleva

Con base en estos hechos, podemos concluir que los nuevos yuanes, euros y dólares digitales serán adoptados exclusivamente para los medios de transacciones y pagos. Ninguna de estas superpotencias económicas planea implementar CBDC en forma de criptomonedas, que también tienen valor especulativo y de inversión.

Por lo tanto, resulta evidente que los bancos centrales están impulsando la adopción de la tecnología blockchain. No están adoptando criptomonedas. La narrativa que actualmente están impulsando los toros de Bitcoin es completamente diferente del estado realista de los eventos.

Pero otro paso para comprender cómo se desarrollarán las CBDC en el mundo real es centrarse en su caso de uso propuesto. Las monedas digitales solo se utilizarán a través de redes privadas de cadenas de bloques digitales administradas por los bancos centrales. Por lo tanto, cualquier transacción que una persona envíe o reciba será rastreada por las instituciones. Esto mejorará radicalmente las medidas de KYC y CTF debido a la transparencia adicional. Pero, por otro lado, esto presenta peligros para el usuario medio.

Si en un momento las monedas digitales reemplazaran por completo a las monedas fiduciarias, se podría rastrear toda la actividad financiera, lo que supondría un duro golpe para la privacidad de los ciudadanos. Esto aumentaría el control que tienen las instituciones sobre la población, haciendo cada vez más difícil evitar futuros regímenes autoritarios. En ese caso, los usuarios se verían obligados a migrar a proyectos descentralizados reales como Bitcoin. Además, tal cronograma daría lugar a la adopción de criptomonedas basadas en la privacidad como Monero.

Las CBDC podrían ayudar a una mayor adopción de cripto en un caso más. Si alcanzamos niveles de adopción masiva, los usuarios financieros se sentirían más cómodos realizando pagos a través de activos digitales.

Al comprender cómo funcionan y para qué se pueden usar, las personas tendrían la oportunidad de darse cuenta del significado de las criptomonedas como Bitcoin y del valor que ofrecen. Si el ‘ciudadano medio’ entendiera cómo realizar un pago con un euro digital, por ejemplo, no tendría miedo de realizar una simple transacción a través de la red Bitcoin o Ethereum.

Por lo tanto, las CBDC deben verse como un arma de doble filo que puede traer posibilidades tanto positivas como negativas. Al mismo tiempo, debemos tener cuidado con estas soluciones, ya que representan una gran amenaza para nuestra privacidad y libertad.


Si te ha parecido interesante este artículo, aquí puedes encontrar más Noticias de Opinión

Marko Mihajlović
Marko Mihajlović
Marko is a writer passionate about cryptocurrencies, blockchain technology, and InfoSec. After an internship at Cointelegraph in 2018, he decided to pursue writing about the field of decentralized technology full-time.
- Advertisment -
#NombrePrecioCambios 24H