Inicio CriptoNoticias Blockchain Economía Los Bancos Centrales y las criptomonedas

Los Bancos Centrales y las criptomonedas

Cuando hablamos de criptomonedas necesariamente debemos mencionar los principales atributos de las mismas que han scontribuído a impulsarlas: descentralización, anonimato, seguridad y transparencia. Precisamente al hablar de descentralización nos referimos a la más importante de las características de las criptomonedas, pues uno de sus fines es servir como instrumentos de pago sin que se necesite ningún intermediario, y sin que exista ninguna autoridad como los bancos centrales, que las limite o regule restrictivamente.

Una de las innovaciones más revolucionarias en términos de paradigmas económicos cuando se lanzó Bitcoin en 2009, fue la idea de permitir a las personas ser su propio banco al brindarles la posibilidad de almacenar, enviar y recibir efectivo digital sin la necesidad de un intermediario financiero. Sin embargo el concepto de criptomoneda se ha ido desnaturalizando en tanto y en cuanto están habiendo gobiernos cuyos bancos centrales están emitiendo sus propias criptomonedas, con lo que la descentralización muere de facto en esos casos.

Casos recientes como los de Tailandia y Venezuela, con sus criptomonedas Project Inthanon y Petro respectivamente, ilustran esta nueva realidad. Incluso Irán ha llegado a adelantar pasos para la creación de su propia criptomoneda nacional, y se espera que otros países avancen en esa misma dirección.

Más allá de la polémica que casos como el de Venezuela puedan generar respecto a la viabilidad de su criptomoneda, ciertamente varios bancos centrales de todo el mundo están estudiando la adopción de su propia moneda digital emitida y respaldada por el estado como una alternativa a su sistema monetario existente, y así evitar quedar al margen de la criptografía.

Entre esos estudios de posibilidades más están siendo las conclusiones que apoyan la adopción de criptomonedas oficiales por los bancos centrales, observando más ventajas que desventajas para esos gobiernos. Un ejemplo digno de mención es un estudio reciente llevado a cabo por el Banco de Canadá (BOC), entre cuyos resultados destaca que la adopción de una moneda digital del banco central puede llevar a un aumento de hasta el 0,64 por ciento en el consumo de Canadá y hasta el 1,6 por ciento en los Estados Unidos, más que si usaran sólo dinero efectivo normal.

Expertos señalan que incluso el coste de administración e implementación de una moneda digital puede resultar menor y más llevadero que el de la colocación de dinero tradicional en circulación, considerando un mejor manejo de la liquidez monetaria y sus efectos en el desarrollo del mercado.

Si la idea es desarrollar una política monetaria más saludable y activa, la posibilidad de poder rastrear el dinero digital en la cadena de bloques resulta una situación sin precedentes que puede conducir a los gobiernos a una economía más dinámica, saludable y fluída, con bases medibles en cada transacción. Esto es quizás el punto a favor más importante para la adopción de una moneda digital auspiciada por los bancos centrales.

Otro de los aspectos que pueden considerarse favorables es que una moneda digital es más accesible y más cómoda de distribuir que el efectivo y en un escenario de desmonetización de efectivo, el acceso a la moneda de curso legal digital sería más fácil y eficaz.

btc central banks 2

Sin embargo entre las potenciales ventajas para un país como Venezuela o Irán que esté atravesando sanciones comerciales con países como Estados Unidos y la Unión Europea, la adopción de una criptomoneda emitida por el banco central supondría en teoría, el ayudar a estas naciones a eludir estas sanciones y prosperar económicamente como resultado. De dicha alternativa.

Ya en cuanto a desventajas, el mayor inconveniente para una moneda digital emitida por el banco central serían los costes de instalación y puesta en marcha de la misma. La adopción de una nueva tecnología implica educación, adecuación tecnológica y experimentación contínua, apoyando con infraestructura innovadora que resulte de fácil acceso a los ciudadanos.

Existen más aspectos puntuales que podríamos tratar aquí, pero ello toca puntos relacionados con los derechos humanos, democracia y libertades individuales que obligan a abrir un debate ético respecto de la naturaleza de las criptomonedas, las diversas diferencias con un concepto de moneda digital estatal, y su viabilidad para los ciudadanos como sujetos vulnerables ante el Estado.

- Advertisment -
#NombrePrecioCambios 24H